El reencuentro con Perú el próximo mes de enero, para la 40a edición del rally, promete muchas e intensas emociones y aventuras deportivas.

 

“En primer lugar, deseo que todos los aquí presentes pensemos en el pueblo peruano, actualmente víctima de catástrofes naturales sin precedentes”, declaraba Etienne Lavigne al inicio de la rueda de prensa de presentación de la edición 2018, para expresar la solidaridad del Dakar con el Gobierno del Perú y la población peruana, que enfrenta intensas lluvias y deslizamientos a causa del fenómeno climatológico El Niño Costero que afecta la costa norte del país.

En ese sentido la organización de la competencia anunció que se une a la campaña impulsada por el Gobierno peruano #UnaSolaFuerza, y se está elaborando un plan de acción solidaria con el fin de responder a una serie de necesidades urgentes definidas en concertación con las autoridades del país.

El reencuentro con Perú el próximo mes de enero, para la 40a edición del rally, promete muchas e intensas emociones y aventuras deportivas. En 2012 y 2013, el descubrimiento del desierto de Ica causó una profunda impresión en los pilotos y equipos. El próximo mes de enero, tendrán ocasión de navegar de nuevo por los cordones de dunas para la primera parte del desafío deportivo, muy variado a la par que exigente. Tras su estancia en Perú, se les propone una nueva variante del tríptico andino, con el descubrimiento de dos facetas del lago Titicaca para celebrar la entrada de la carrera en Bolivia.

Tras Lima, se visitará una segunda capital, esta vez a 4 000 metros de altura, para pasar la jornada de descanso en La Paz. La aventura proseguirá, a continuación, por el Altiplano de Bolivia, tras un tramo de carrera igual de complejo rumbo a Argentina. El trazado en línea permitirá conocer los múltiples rostros del país y el objetivo final se presenta como uno de los destinos más prestigiosos para todo amante del rally.

 

El Dakar vive de reencuentros: con los pilotos que vuelven, embrujados por su encanto, y  con los países que va descubriendo.

Perú dejó grandes y fascinantes recuerdos que siguen hoy en nuestros corazones. La majestuosidad de las dunas del desierto de Ica, el calor y el entusiasmo de los aficionados de Lima y de los lugares visitados, y, como no, la refrescante dulzura del Pisco Sour. Todos ellos, marcaron a los competidores del rally. Cinco años después de nuestra última visita al país de los Incas, se prepara un hermoso y festivo reencuentro. La geografía sigue siendo la asignatura preferida del Dakar, y su creatividad alcanzará su máxima expresión en la 40ª edición, gracias a la complementaridad de los territorios que se visitarán en el próximo mes de enero. Después de un baño en el Pacífico y un programa particularmente arenoso al comienzo, el tríptico andino, que ya conocemos, retomará fuerzas con una nueva declinación. En Bolivia se abordarán las múltiples caras del Lago Titicaca antes del día de descanso en La Paz, que permitirá tomar aire antes de lanzarse a descubrir nuevas vertientes del Altiplano. Después, el trazado en línea le permitirá al Dakar 2018 abrirse camino y desarrollarse en una tercera secuencia, en la que se beneficiará de la inmensidad y la variedad del territorio argentino. En materia de rally, Córdoba es para muchos un « Everest » que es necesario alcanzar. El podio del Dakar es otro “Everest” que se instalará y se sentirá, sin duda, como en casa. 

Étienne Lavigne 

Director del Dakar

Fecha: Del 6 al 20 de enero del 2018.