El motocross mundial en México, 1 en Jalisco y 4 en León, que rápido pasa el tiempo…


Terminó la fecha 4 del mundial de Motocross 2017, MXGP, una vez más recibido cálidamente y con todo el apoyo en León, Guanajuato, y varios se preguntaban si “¿sería el último año?” más que por cualquier otra cosa, porque a entender de muchos el contrato era por 5 ediciones (y 1 de Mundial de las Naciones) pero bueno a ciencia cierta ya nos dirá Rallymex si cierra más visitas a nuestro país de este serial.

Y es que, a lo largo de estos años, que rápido han pasado, se han encontrado una serie de circunstancias: que si el calor o nulo apoyo de gobierno, que si ya teniendo cambio de sede y un claro apoyo de instancias públicas, la fecha, al ser de las últimas, ya no venían pilotos, que si se cambió y hubo lodo en la pista, seco, en fin.


 

Para muchos esta edición tuvo poca afluencia de público, si bien no se veía un lleno total, en esta ocasión si se presentaron las máximas figuras, y eso es un logro de aplaudirse. Pero ¿por qué no va la afición? Si bien (es un error para mi gusto empalmar cualquier otra modalidad) el Enduro Nacional estuvo en Jalisco y dice el sarcasmo #aquienseleocurre, pues tampoco es que fueran a llegar 10 mil personas más por eso, y tener publicidad (hasta en para buses de Guadalajara me dice que invirtieron en eso) aunque hay quien opina que (ciertamente) no es el canal o público meta. Hay quien también argumenta que se carga el estigma del lodazal imposible de caminar que la gente cree que estará igual… bueno, una y tantas cosas.

Lo cierto que “la gran carpa” se veía a lo lejos, y vaya que mis respetos, es toda una infraestructura, y claro darles gusto a todos es imposible, empezando por la prensa nacional, que muchas veces es menospreciada o limitada para hacer su trabajo.


 

Entre Gajser, Cairoli, Paulin, Bobryshev, Herlings, Van Horebeek y toda la plana, estuvo “el wewe” Andrade, único mexicano en participar en esta ocasión. Y si hay a quien observarle su ausencia, no en la pista, sino en el evento, es a todos los del motocross, que no vi a muchos… pero bueno ¿que se le va a hacer? Luego nos quejamos por que no vienen grandes eventos a México.

Lo que sí disfruté de saludar a muchos conocidos del Supermoto, el mismo Motocross y uno que otro del Enduro, directivos de grandes empresas (que por cierto cada vez se ven más al interior de la pista marcas locales), a los apasionados trabajando de FMM, FIMLA y claro FIM, y ni que decir de los medios, que bien pudieran no ir y recibir toda la info en su correo, pero ahí estuvieron, de sol a sol.

 

 

Las primeras dos mangas las vi en computadora, lo internacional y tele en vivo, con aire acondicionado, porque irónicamente es donde mejor se ve,  pero en las segundas, fue un gusto ver de cerca y en acción a las grandes estrellas, el sonido a fondo de los motores y que los pilotos “parece que no ven” las zanjas, es excepcional, y ver las máquinas radiantes con la gente de staff, y las “mejoritas” que no están a la venta en el mercado normal, como la anteriormente tan cuestionada por el peso extra de la marcha eléctrica que fue observada por un profesional de esto y a veces uno ni cuenta se da de esos detalles.


 

El show se terminó por este año, esperaremos las noticias de lo que depara el futuro y mientras tanto con aciertos y errores, felicidades a quienes logran esto se lleve a cabo. 

Imposible mencionar a toda la gente que saludé, pero mi agradecimiento especial a Rox Suárez de DX Deportes por la invitación y el “ride” que estuvimos un día antes en Tapalpa (Enduro), a “Panchito” Espinosa por incluirme en Pasión por la Velocidad, a Fox México y LifeX por la entrega del Holeshot MXGP a Gautier Paulin, así como a Revista Moto por la distinción y el regreso sano y salvo a casa, además de Chris Vega de Esdemotos por re-invitarme a escribir la columna y si ustedes nos leen, con gusto reactivamos y no se quede solo en Face la información.